Agencia de Noticias Anarquistas/ Traducción GHC

En la madrugada del pasado martes, en Panguipulli, región de Los Ríos, Chile, fue asesinada la lamgnen (mujer mapuche) Emilia Milén Herrera, conocida como Bau, de 25 años, activista vegana, animalista, anarquista, defensora de la tierra y sus habitantes, en Lof Llazkawe (territorio mapuche en recuperación). Emilia (Bau) fue alcanzada por una bala en la cabeza disparada por guardias privados, sicarios a sueldo del condominio Riñihue, responsabilidad del empresario Manuel García.

Reproducimos el comunicado oficial de la comunidad:

«17 de febrero de 2021, Panguipulli, Desagüe Riñiwe. Como Lof Llazcawe queremos denunciar que ayer (16/02/2021), casi a medianoche, nuestra lamnien Emilia, conocida como Bau, fue asesinada por los guardias, asesinos a sueldo, contratados por el condominio Riñimapu. Cayó por un disparo de bala en la frente, efectuado por los matones contratados por el condominio, que en ese momento estaban expulsando a unos acampados que se encontraban en el lugar y que pidieron ayuda a Lof ante la amenaza de estos matones.

Cabe destacar que el condominio ya había activado la fuerza policial represiva durante la tarde para expulsar a dichos acampados, y que fueron ellos mismos, guardias y policías, quienes autorizaron su permanencia en el lugar. Por eso nuestros peñi y lamnien se acercaron, para exigirles que respetaran lo acordado previamente con los acampados, pero en ese momento los guardias aprovecharon para disparar directamente a nuestros lamnien y peñi, y nuestra querida Emilia cayó.

Condenamos públicamente a estos sicarios enviados por Manuel García, que representa al condominio y a quien culpamos de este mal acto. Una vez más nuestra tierra, nuestro mapu recibe a una joven weichafe, un ser hermoso y bondadoso, protectora del mapu hasta su último aliento, una hermana que ha puesto su vida en defensa de nuestro Ñuke mapu. Chaw ngenechen te recibe junto a nuestros weichafe caídos en nuestro wenu mapu, y desde allí te levantas como otro espíritu guerrero de nuestro pueblo.

Exigimos que los culpables de poner las armas en manos de los delincuentes rindan cuentas por el asesinato de nuestra querida y amada Lamnien Emilia.

¡Justicia para Emilia!

Si uno cae, diez se levantan».

Küme rupu, lamgnen. Buen camino, hermana.