Descubrimos que es sobre la base de documentos trucados que la casi de los media mainstream califican a los anti-pasaporte covid de libertarianos. Dos pájaros de un tiro: la manipulación torna «extremista» la idea misma de libertad, y hace, de una forma radicalizada del liberalismo casi desconocida en Francia, el útil pretexto de un presidente que encarna desde entonces un liberalismo muy muy moderado. Las elecciones se aproximan.

Pasaporte covid

La caracterización libertariana de la oposición social a las leyes de excepción del Estado de Urgencia Sanitaria, emerge del estudio Bajo las máscarillas!: sociología de los militantes anti-mascarillas, publicado en septiembre del 2020 en el sitio de la Fundación Jean-Jaurèsi. Una tesis adoptada por la cuasi-totalidad de los medios mainstream. Hay que decir que su autor, Antoine Bristielle profesor agregado y sociólogo en Ciencias políticas, dirige el Observatorio de la Opinión de la Fundación, del muy respetable Think Tank de un Partido Socialista tanto escaso de ideas como de electores.

Con el pretexto de desenmascarar, el estudio se dedica a maquillar

Y he aquí que un año más tarde lo encontramos (a Bristielle) de nuevo omnipresente en las redacciones, las radios, los platós, ocupado ahora en desenmascarar a los antipasaporte sanitario. France Info, France Inter, Elle, Le Monde, Le Figaro, Libération, L’Express, L’Obs, La Croix… su palabra, que satura el espacio mediático, produce una verdad tan tranquilizadora como improbable: populacho crédulo en plena derrota moral e intelectual, los anti-pasaporte serían libertarianos! Su palabra sabia descalifica los gruñidos de una masa inculta—léase estúpida— tan buena como para tragarse el primer complot que llega y reclamar la libertad infame de contaminar impunemente a sus vecinos. No obstante… sin embargo, si uno se toma la molestia de leer con atención las fuentes de este «estudio», miente por duplicado, al construir metódicamente una equivalencia entre libertarios y libertarianos y al promocionar a estos últimos, rechazando a los extremistas. Bajo pretexto de desenmascarar, el estudio se centra en maquillar un movimiento heterodoxo que la extrema derecha y los antisemitas se esfuerzan por acaparar, pero del que los chalecos amarillos irreductibles y los anarquistas no están ausentes, junto a los recién llegados a la política, simplemente indignados por la brutalidad de un Estado que pretende extender cada vez más el control sobre sus vidas. Su dejar pasar robotizado no pasa!

Libertarios y libertarianos, ¡es lo mismo!

Un ejemplo: en la introducción del capítulo «Un rechazo a las coacciones y las actitudes libertarias», el autor escribe: «[…] la adhesión al libertarismo es lo que mejor caracteriza a los antimascarillas»! Libertario y libertariano es, entonces, lo mismo. A modo de prueba, a continuación manipula groseramente sus fuentes, «citando» el importante trabajo realizado en Estados Unidos por Joseph Goodman: «El 7% de los americanos (sic)ii pueden considerarse libertarianos, mientras que el 15% presentaría, igualmente, inclinaciones libertarias.» El texto original, que nosotros hemos consultadoiii, dice muy otra cosa: el núcleo duro de los «libertarianos convencidos» (consistent libertarians) está rodeado de una franja del 15 % de la población que presenta «inclinaciones libertarianas», (libertarian leanings). La intoxicación continúa… los trabajos de Ravi Iyer, escribe, «desarrollan una serie de preguntas destinadas a presentar la adhesión de los ciudadanos amercianos (sic) a las teorías libertarias.» De nuevo, ¡es falso! Este estudioiv no estudia a los libertarios, sino a los libertarianos.

Quedaría la deshonestidad: pretender la equivalencia entre libertarios y libertarianos

Considerando sus responsabilidades en la Fundación Jean-Jaurès, nos cuesta convencernos de que Antoine Bristielle sea tan incompetente o tan crasamente laxo. Quedaría la deshonestidad: pretender la equivalencia entre libertarios y libertarianos para afirmar que sólo estos últimos defenderían la libertad, pero una libertad tan objetivamente asocialv que todo Estado auténticamente liberal, razonable, debe restringirla. Emmanuel Macron se convierte, entonces, en el presidente moderado que, aunque a su pesar, pero muy legítimamente, debe reunir valerosamente las leyes, los decretos y las medidas difíciles requeridos para contener los peligrosos excesos reclamados por los libertarianos!! Sin ninguna duda, un «politólogo» sabe perfectamente que el Estado mínimo, soberanía, de los libertarianos se opone frontalmente al federalismo libertario practicado por los anarquistas. No podríamos confundirlos, a no ser de incurrir en deshonestidad, o bien que la oportunidad se ofrezca «lo bastante apetitosa» como para dejar de lado los principios, o quizás, en el presente caso, ambas cosas. Ambas cosas: se medirá, en efecto, el compromiso de la Fundación Jean-Jaurès en términos de su financiamiento, de lo cual la Wikipedia nos revela que es, en lo esencial, estatal –1 688 000 € conferidos en 2018 por decisión del jefe de gabinete del Primer Ministro. Se descubrirá con interés, igualmente, que este sociólogo-chacinero es un contribuyente activo del sitio Conspiracy Watch, opositor no de los complots, tales como el de la insulina en los Estados Unidos, sino de «complotistas». Los bien pensantes aplauden, en tanto que, percibimos aquí, en cuanto a complots, de lo que se trata, sobre todo, es de balconear, de exhibir, aquellos de los otros.

Nuage Fou

Tomado de Le Monde Libertaire 1832, octubre 2021

Traducción L. Gregoriux

i https://www.jean-jaures.org/publication/bas-les-masques-sociologie-des-militants-anti-masques/

ii N.d.T. Repetimos algo que conviene tener presente, referirse a las personas, a la población de los Estados Unidos de América como “los americanos” es signo de borreguil seguidismo, de una tendencia arrogante e interesada, o, en el mejor de los casos, de supina ignorancia. Porque americanos son las personas y poblaciones de 34 países, en los que se hablan 4 lenguas de origen europeo y más de 120 lenguas de origen autóctono.

iii Libertarians By Numbers: A Demographic, Religious, and Political Profile –Joseph Goodman, 11.07.2013. https://www.prri.org/spotlight/libertariangotw/

iv Understanding Libertarian Morality: The Psychological Dospositions of Self-Identified Libertarians. https://psycnet.apa.org/record/2012-23911-001

v <<Asocial>>, en el sentido por ejemplo de la célebre frase de Margaret Thatcher quien fundó en 1987 el modelo del Estado neoliberal: <<No hay ‘sociedad’>>