Por Gorka

Agricultores protestan contra la reforma agraria, diciembre de 2020. ©
Oleksiy Frayer

Hace bastantes años leí que un estudio de la inteligencia estadounidense decía que los USA debían de apropiarse de los recursos energéticos del mundo y de los alimentarios, porque en el futuro, la guerra entre potencias se produciría por el control de la alimentación.
Esta información como tantas otras, pasó desapercibida, pero sí que desde los USA, parecía que sus gobiernos se interesaban por las reservas de petróleo y alimentarias.

En el 98 viajé a los EE.UU. con unxs compañerxs con lxs que formaba un colectivo de apoyo a los pueblos indígenas de USA, invitados a participar en el 30 aniversario del AIM, la organización indígena que a finales de los 60 se levantó en armas contra el gobierno yanki, reproduciendo las estrategias organizativas de Black Panther Party (el partido de las panteras negras).

Aprovechamos ese viaje para visitar los silos de grano (especialmente maíz y trigo) que íbamos encontrando por el camino desde New York, que es donde aterrizamos, hasta Dakota del Sur y Dakota del Norte.

Tal vez no había tantos depósitos de grano como las dispares congregaciones religiosas, pero sí que nos cruzamos con muchos e inmensos por el camino. Uno de los kompas era de Iruña y trabajaba en la venta de grano ecológico y pedía muestras.

El texto que acabo de encontrar sobre la guerra en Ukrania, habla sobre que, antes de iniciarse la guerra, varios fondos de inversión yankis compraron grandes extensiones de terrenos en los que se cultivaban cereales en Ukrania, siendo conscientes de que los cultivos eran importantes recursos estratégicos con los que elevar precios.

Tratando de confirmar que la fuente era fiable y no otra conspiración, en el mismo medio que alertaba de esa situación, encontré otra información del 2014 en la que ya se hacía eco de cómo las entidades financieras mundiales hacían la propuesta de la compra de esas extensiones, presionando al corrupto gobierno ukraniano, para echar a los pequeños agricultores y cambiando la ley agraria para poder quedarse con sus terrenos. En la información se comenta que una parte importante de esos terrenos que eran de propiedad pública, se vendieron a estos fondos. 2014 es el año de la guerra en el Donbás, en la que Rusia envía militares sin distintivos, para apoyar a la población rusófona que durante años se fue asentando en esa zona que, además es estratégica para el comercio, pues el Mar Muerto es uno de los que más tráfico comercial marítimo tiene, de ahí el interés de Rusia de apropiarse de esa zona y de la península de Crimea. Rusia y China tienen acuerdos comerciales para abrir lo que llaman «la nueva ruta de la seda», que son diversas vías para llevar los productos manufacturados en las industrias de tecnología de China a los mercados europeos, de ahí la importancia de países como Ukrania y las nuevas repúblicas de la antigua URSS, pues son los puentes de esas rutas con los mercados de la comunidad económica europea y a Rusia no le interesa que estén tuteladas por la OTAN, es decir los EE.UU.


¿Quién se beneficia realmente de la creación de un mercado de tierras en Ucrania?

(Por Ben Reicher y Frédéric Mousseau)

Aunque Ucrania tiene grandes extensiones de las tierras agrícolas más fértiles del mundo, la riqueza de su sector agrícola ha permanecido durante mucho tiempo fuera del alcance de los agricultores del país. En el país conocido como el «granero de Europa», la agricultura ha estado dominada por oligarcas y corporaciones multinacionales desde la privatización de tierras estatales tras el colapso de la Unión Soviética en 1991. Durante los últimos treinta años, ningún gobierno ha podido para desafiar significativamente ese statu quo.

¿Cambiará esto, ahora que el 1 de julio de 2021 entró en vigor una controvertida ley para crear un mercado de suelo?

“…muchos ucranianos creen que la agricultura en Ucrania solo se volverá más corrupta y controlada por intereses poderosos como resultado de la nueva ley de reforma agraria”.

Mientras que los defensores afirman que es necesario un mercado de tierras para atraer la inversión extranjera que la agricultura ucraniana necesita para alcanzar su pleno potencial económico, muchos ucranianos creen que la agricultura en Ucrania solo se volverá más corrupta y controlada por intereses poderosos como resultado de la nueva ley dereforma agraria.

La ley, “Sobre las enmiendas a ciertas leyes de Ucrania sobre las condiciones de rotación de tierras agrícolas” (Ley 552-IX), es un elemento crucial de la agenda liberalizadora defendida por el presidente Volodymyr Zelensky y las instituciones internacionales occidentales que apoyan a su gobierno. Fue aprobada por la Verjovna Rada, la legislatura unicameral de Ucrania, en marzo de 2020 como condición para que el gobierno en peligro financiero recibiera un préstamo de 5.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La problemática historia de la propiedad de la tierra en Ucrania Cuando Ucrania era parte de la Unión Soviética, toda la tierra era propiedad del estado, y los agricultores trabajaban en granjas estatales y colectivas. En la década de 1990, guiado y apoyado por el FMI y otras instituciones internacionales, el gobierno privatizó gran parte de las tierras agrícolas de Ucrania y distribuyó certificados que los trabajadores individuales podían usar para obtener la propiedad de una parcela de tierra discreta. Sin embargo, en medio de un colapso económico a nivel nacional, muchos revendieron sus títulos, iniciando un proceso que resultó en la creciente concentración de la tierra en manos de una nueva clase oligárquica.

“…La base de datos Land Matrix enumera transacciones de tierras a gran escala por un total de 3,4 millones de hectáreas por parte de empresas ucranianas y extranjeras; otras estimaciones sitúan la cantidad de tierra arrendada por las corporaciones más grandes que operan en Ucrania en más de seis millones de hectáreas”.

Para detener este proceso, el gobierno instituyó una moratoria en 2001, que detuvo más privatizaciones de tierras estatales e impidió casi todas las transferencias de tierras privadas, con algunas excepciones, como la herencia. Aunque la moratoria estaba destinada a ser temporal, se extendió varias veces debido a que la Verkhovna Rada y varias administraciones presidenciales no lograron aprobar e implementar reformas legales que permitieran la creación de un sistema de tenencia de la tierra más equitativo.

41 millones de hectáreas, o alrededor del 96 por ciento de las tierras agrícolas en Ucrania, estaban sujetas a la moratoria. Alrededor del 68 por ciento , o 28 millones de hectáreas, de esa tierra es de propiedad privada (aunque no todo está demarcado en parcelas específicas), con alrededor de siete millones de pequeños propietarios en el país.

Si bien la moratoria impidió nuevas compras de tierras, aún se podían arrendar tierras de cultivo , y muchos pequeños propietarios arrendaron sus tierras a corporaciones nacionales y extranjeras. El estado también subastó contratos de arrendamiento por grandes extensiones de la tierra que posee. El gobierno del presidente Zelensky ha afirmado que al menos cinco millones de más de diez millones de hectáreas de tierras de propiedad estatal fueron privatizadas ilegalmente bajo administraciones anteriores.

Si bien es difícil encontrar datos confiables sobre quién está arrendando tierras agrícolas ucranianas (muchos arrendamientos no están registrados),la base de datos Land Matrix enumera transacciones de tierras a gran escala por un total de 3,4 millones de hectáreas por parte de empresas ucranianas y extranjeras; otras estimaciones sitúan la cantidad de tierra arrendada por las corporaciones más grandes que operan en Ucrania en más de seis millones de hectáreas. El mayor propietario de tierras agrícolas es Kernel, propiedad de un ciudadano ucraniano pero registrado en Luxemburgo, con unas 570.500 hectáreas; seguida por UkrLandFarming (570 000 hectáreas), la firma estadounidense de capital privado NCH Capital (430 000 hectáreas), MHP (370 000 hectáreas) y Astarta (250 000 hectáreas).Otros jugadores importantes incluyen el conglomerado saudita Continental Farmers Group con 195.000 hectáreas (un accionista mayoritario es Saudi Agricultural and Livestock Investment Company, propiedad del fondo soberano de riqueza de Arabia Saudita), y la empresa agrícola francesa AgroGeneration con 120.000 hectáreas.

Apertura del Mercado de Tierras
La Ley 552-IX puso fin a la moratoria y permitió a las personas físicas adquirir hasta 100 hectáreas de tierra a partir del 1 de julio de 2021. Tanto las personas físicas como jurídicas (es decir, las empresas) podrán adquirir hasta 10.000 hectáreas a partir del 1 de enero de 2024.
Los bancos podrá embargar la tierra por falta de pago de un préstamo, pero tendrá que subastar la tierra para uso agrícola dentro de dos años. Se supone que las personas o entidades que actualmente arriendan un terreno deben recibir prioridad (“derechos de suscripción preferente”) cuando el terreno está a la venta. Continuará la prohibición de larga data de que personas y empresas extranjeras compren tierras en Ucrania, aunque conservan la capacidad de arrendar tierras.

“El Banco Mundial… espera que la ley de reforma agraria expulse a los agricultores más pequeños y más pobres de la agricultura y ayude a aumentar la propiedad de la tierra”.

El gobierno y las instituciones internacionales promovieron la reforma agraria como una forma de “desbloquear” todo el potencial de las tierras agrícolas ucranianas al hacer que el sector agrícola sea más atractivo para los inversores internacionales. Para Arup Banerji  , director del Banco Mundial para Europa del Este, la reforma “permitirá a Ucrania capitalizar su potencial económico y mejorar la vida de los ucranianos”.
Pero esta retórica va en contra de la amplia oposición del público ucraniano, con más del 64 por ciento de las personas que se oponen a la creación de un mercado de tierras, según una encuesta de abril de 2021.

La desconfianza de los ucranianos no carece de mérito. El argumento clave presentado por los promotores de la reforma agraria ha sido el efecto esperado sobre el crecimiento económico. Según la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo del sector privado del Banco Mundial, levantar la moratoria sobre la venta de tierras agregaría alrededor de 1-2 por ciento a la tasa de crecimiento anual del PIB de Ucrania durante cinco años. Sin embargo, se espera que este aumento provenga principalmente de “la salida de productores con menor valor agregado y la expansión de productores con mayor valor agregado, a medida que sube el precio de la tierra”. Por lo tanto, el Banco Mundial espera explícitamente que la ley de reforma agraria expulse a los agricultores más pequeños y más pobres de la agricultura y ayude a aumentar la propiedad de la tierra.

La Ley de Reforma Agraria Socava el Acceso de los agricultores a la Tierra
Muchos pequeños agricultores no podrán comprar mucha tierra antes de 2024, porque la tierra se vende a precios altos y muchos pequeños agricultores ya tienen dificultades financieras y están endeudados. Si bien los agricultores podrían esperar beneficiarse de los derechos de preferencia que la nueva ley otorga a los arrendatarios actuales, esta cláusula en realidad puede promover la consolidación de la propiedad de la tierra, ya que muchos arrendatarios son grandes agronegocios. Incluso cuando los arrendatarios son pequeños o medianos agricultores, la ley les permite transferir sus derechos de suscripción preferente a otras partes, esencialmente recreando la dinámica de la década de 1990 donde los terratenientes revendieron los certificados distribuidos en la ola inicial de privatización a una naciente camarilla de oligarcas, quienes así amasaron el control de grandes cantidades de tierra.

“Para muchos ciudadanos, la preocupación más seria con esta ley es la posibilidad de que intereses extranjeros obtengan ilegalmente la propiedad de la tierra”

Además, según  la Red de Desarrollo Rural de Ucrania, una organización académica y de la sociedad civil con sede en Kiev, “la mayoría de las tierras agrícolas privadas permanecerán bajo acuerdos de arrendamiento con grandes granjas comerciales en los próximos años”, por lo que es posible que la tierra ni siquiera esté disponible para agricultores individuales. comprar antes de 2024, cuando comiencen a enfrentar la competencia de las grandes empresas que siempre podrán superarlos.

Existen temores generalizados de que, debido a la corrupción desenfrenada de Ucrania y al débil estado de derecho, los pequeños agricultores tendrán pocas vías para hacer valer sus derechos frente ala creciente competencia de la agroindustria. Para muchos ciudadanos, la preocupación más seria con esta ley es la posibilidad de que los intereses extranjeros obtengan ilegalmente la propiedad de la tierra, por ejemplo, a través de la propiedad opaca de una empresa ucraniana, explotando los impotentes sistemas judiciales y regulatorios del país.
Algunas de las transacciones de tierras más grandes en Ucrania en los últimos años fueron realizadas por corporaciones extranjeras que pueden tratar de eludir la nueva ley y obtener títulos de propiedad de la tierra.

Además, de acuerdo con una interpretación legal de la nueva ley, la prohibición de que los extranjeros posean tierras no se aplica a los acreedores que adquieren tierras a través de la ejecución hipotecaria, por lo que un banco extranjero podría, potencialmente, ejecutar la hipoteca de la tierra de un pequeño agricultor y venderla en una subasta. donde las grandes empresas invariablemente tendrían una ventaja.

Apoyo a la agroindustria, no a los pequeños agricultores
El Banco Mundial ha justificado la creación del mercado de tierras como la vía para que los agricultores accedan a la financiación. Sin embargo, la institución espera que esto suceda a través de agricultores que utilicen sus tierras como garantía para préstamos bancarios en lugar de establecer mecanismos financieros e institucionales que puedan financiar de manera efectiva a los agricultores. El gobierno ucraniano ofrece préstamos y otras ayudas a los pequeños y medianos agricultores, algunos de los cuales han sido con el respaldo financiero del Banco Mundial (incluido un préstamo de 150 millones de dólares estadounidenses a un importante banco estatal en 2017, para ser distribuidos a pequeñas y medianas empresas). Sin embargo, según la ONG Asociación Agraria Ucraniana, el apoyo del gobierno ha sido muy inadecuado. Solo alrededor de una quinta parte de la ayuda gubernamental asignada se distribuyó realmente en 2018, por un monto total de 203 millones de hryvnia, o alrededor de US $ 7,4 millones.

Por el contrario, las agroindustrias ucranianas más grandes han recibido cada una mucho más de instituciones crediticias internacionales como el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI), además del apoyo regular del gobierno ucraniano a través de exenciones fiscales y subsidios. . En los últimos años, los beneficiarios de estos préstamos han incluido a Kernel, MHP y Astarta, todos entre los cinco principales agronegocios de Ucrania en términos de tenencia total de tierras. Por ejemplo, Kernel ha recibido 248 millones de dólares en varios préstamos del BERD desde 2018, MHP ha recibido alrededor de 235 millones de dólares del BERD desde 2010 y alrededor de 100 millones de dólares del BEI en 2014, y Astarta ha recibido95 millones de dólares estadounidenses del BERD desde 2008 y alrededor de 60 millones de dólares estadounidenses del BEI en 2014. Las instituciones financieras extranjeras como el BERD y el BEI no solo están financiando a los agronegocios y terratenientes más poderosos de Ucrania, sino también a empresas propiedad de algunas de las personas más ricas del país . — El fundador de MHP, Yuri Kosyuk , ocupó el puesto 11 entre las personas más ricas de Ucrania en 2019, mientras que el fundador de Kernel, Andriy Verevskiy, ocupó el puesto 19.

Reforma Agraria en Camino a Cumplir los Objetivos de sus Impulsores

Treinta años después de la desastrosa privatización de la tierra que tuvo lugar con su apoyo en la década de 1990, las instituciones financieras internacionales como el FMI y el Banco Mundial lograron levantar la moratoria que se había establecido para evitar que una minoría del sector privado tomara posesión de la tierra de Ucrania.
intereses.

El análisis anterior deja en claro que imponer la creación de un mercado de tierras en Ucrania concentrará aún más el control de la tierra en manos de los oligarcas y las grandes agroindustrias, mientras favorece los intereses de los inversionistas y bancos extranjeros.
Desafortunadamente, es la gran mayoría de los agricultores y ciudadanos ucranianos quienes tendrán que pagar el costo.


Autores
Frédéric Mousseau es el Director de Políticas del Instituto Oakland,
donde coordina las actividades de investigación y defensa del Instituto
sobre inversión en tierras, seguridad alimentaria y agricultura. Ha
realizado numerosas revisiones y estudios sobre alimentación y
agricultura y es autor de numerosos informes y artículos sobre estos
temas. Frederic, formado como economista, ha trabajado como miembro del
personal y consultor de agencias internacionales de ayuda durante casi
dos décadas, incluidas Acción contra el Hambre, Médicos sin Fronteras y
Oxfam Internacional
.

Ben Reicher es un estudiante de último año en Pomona College, con
especialización en Filosofía, Política y Economía (PPE), con una
especialización en Estudios Rusos y de Europa del Este. Está
especialmente interesado en la economía del desarrollo internacional y
sus intersecciones con los derechos humanos y las preocupaciones
ambientales.

https://www.oaklandinstitute.org/blog/who-really-benefits-creation-land-market-ukraine

https://www.ritimo.org/A-qui-profite-vraiment-la-creation-d-un-marche-des-terres-en-Ukraine

(Diciembre 2014) La adquisición corporativa de la agricultura ucraniana
https://www.oaklandinstitute.org/corporate-takeover-ukrainian-agriculture

Nueva hoja informativa detalla los intereses de la agroindustria
occidental en Ucrania
https://www.oaklandinstitute.org/new-fact-sheet-details-western-agribusiness-interests-ukraine